El Sistema

Cada profesor dispone de un material que guía su trabajo: libro del estudiante, libro de ejercicios, libro de lectura, conversación. Independientemente de la tarea de cada profesor: escritura y ejercicios, gramática, lectura, conversación, todos los profesores inician sus clases con unos minutos de conversación. Los alumnos deben acostumbrase a comunicarse en la lengua que están aprendiendo. El profesor ha de incitarles a que introduzcan progresivamente nuevo vocabulario y nuevas estructuras gramaticales. De este modo se crea el hábito de hablar inglés desde el comienzo de la clase.
La repetición es el fundamento de cualquier aprendizaje.

Para evitar que los niños se distraigan, se dispersen o se aburran, las clases deben estar planificadas con distintas actividades relacionadas con su programa de trabajo: uso de tablets, videos, juegos didácticos, posters, actividades musicales o teatrales etc. De este modo refuerzan sus conocimientos de una manera divertida
La repetición es la base de cualquier aprendizaje, pero la repetición sin variación es aburrida